Espacio publicitario

27/09/2017

Cientos de vecinos marcharon este martes por Gonzalo Grassi, el bebe de 16 meses que fue abusado y golpeado hasta la muerte presuntamente por su padrastro. Si bien no hubo incidentes; la marcha no fue del todo pacífica ya que hubo momentos de rispidez con el comisario Martín y luego con el Intendente quien muy conmovido al borde de las lagrimas aseguró que “se rompe el alma para que en Saladillo se resuelvan todos los temas”.

El punto de encuentro fue la plaza principal en donde a pesar de la lluvia cerca de las 19:30 hs. los vecinos se fueron acercando y además brindaron algunos testimonios, tales como el de una vecina del barrio 31 de Julio que aseguró que a ella le tocó de cerca porque su nieto también fue violado y que el vecino abusador vive a unos metros del domicilio de su nieto de 11 años.

Por otro lado, también aseguraron que el único imputado en la causa, tenía excesos en consumos de drogas y alcohol y que muchos eran testigos de los episodios de violencia. Reclamaron que se haga justicia; y pedían por la muerte del “violador” además del arresto de la madre de Gonzalo por complicidad.

Cabe destacar que además se encontraba el padre adoptivo de Gonzalo quien fue el que le dio el apellido al bebé y que la madre no se lo permitía ver.

Se dirigieron a la Fiscalía; luego a la Comisaría en donde fueron recibidos por el comisario Mariano Martín y Mauricio Contini. Allí se vivió otro momento de tensión en donde los reclamos se comenzaron a mezclar con cuestiones personales y además recordaron el caso Marisol y el otro caso de Carballo.

Luego en la puerta de la Municipalidad también se vivió un momento muy tenso cuando los vecinos pedían por la presencia de autoridades golpeando la puerta del municipio que por cierto estaba custodiado desde adentro. El Intendente junto a la secretaría de Gobierno; el jefe de Seguridad y los presidentes de todos los bloques salieron a recibirlos. El diálogo fue imposible ya que de nuevo se mezclaron los reclamos y los vecinos estaban muy conmovidos. Salomón pidió que no lo agredan ya que desde el municipio se estuvo trabajando desde la toma de conocimiento del caso; finalmente con lágrimas en los ojos aseguró que se rompe el alma para que en Saladillo se resuelvan todos los temas.

La conversación fue imposible, a pesar de que el Intendente intentó explicar la situación y que el municipio no tenia injerencia en algunas cosas como “meter presa a la madre” como los vecinos pedían o que “saquen a la fiscal Hortel”; que fue otros de los reclamos.

Fuente: ABC Saladillo.

Viernes, 20 de julio de 2018 - 10:46:30

Espacio publicitario



Visitas

Hoy345
Ayer716
Esta semana3317
Este mes9060
Total1336777