Espacio publicitario

 

17/02/2018

Delincuentes ingresaron en un comercio en calle Florida. En la vivienda contigua hallaron a los jóvenes, uno de los cuales trabaja en la Guardia Urbana. Al ver el uniforme creyeron que era un agente policial y dispararon a quemarropa. Debieron ser derivados a sanatorios de Colegiales y Bernal.

Los hermanos Mauro y Gastón Cerega (de 27 y 28 años respectivamente) resultaron heridos anoche en el medio de una entradera en el barrio Etchebehere. Se cree que los delincuentes dispararon al confundir el uniforme de uno de ellos (empleado del Centro de Operaciones Municial, el centro de monitoreo de cámaras de seguridad) con el de un policía.

El hecho tuvo lugar en la calle Florida y De Los Inmigrantes, donde la familia tiene un comercio. De acuerdo a las primeras versiones policiales, 4 delincuentes (aunque algunos hablan de 2) llegaron en un automóvil y encontraron al padre charlando con un vecino en la puerta del negocio.

Lo redujeron y los hicieron entrar al comercio, donde los maniataron. En busca de dinero se dirigieron a la vivienda familiar, en el fondo. Allí encontraron a Gastón y Mauro; el segundo de los cuales utiliza un uniforme de la Guardia Urbana color azul.

Al parecer los delincuentes creyeron que al menos uno de ellos era policía, y comenzaron a exigir la entrega del arma reglamentaria. A pesar de las explicaciones de los jóvenes, los ladrones les dispararon a quemarropa para luego huir llevándose algunos teléfonos celulares.

De acuerdo a fuentes del Hospital Marzetti, que recibió a los heridos, el más comprometido es Mauro, quien ingresó al nosocomio con una herida de arma de fuego en el abdomen y otra en el muslo derecho, y una posible lesión neurológica.

A las 3:00 hs. fue derivado a una clínica de Bernal, donde esta mañana era intervenido quirúrgicamente.

En tanto Gastón, de 28, recibió una bala en el tórax izquierdo que de acuerdo a las primeras versiones habría impactado en una costilla por lo que no produjo lesión pleural. A las 4:30 hs. fue derivado a un sanatorio de Colegiales, estable y lúcido. Una información por parte de algunos familiares dice que los jóvenes tuvieron que ser trasladados porque el hospital no contaba con anestesia.

Los delincuentes aún no fueron detenidos. Fuentes policiales confiaron que tendrían identificado el vehículo (sería un Peugeot blanco) y que se trabaja en el estudio de las cámaras de seguridad para intentar identificar a los autores.

Martes, 19 de junio de 2018 - 10:44:25

Espacio publicitario



Visitas

Hoy153
Ayer536
Esta semana689
Este mes10968
Total1321064